sábado, 10 de noviembre de 2012

DOLIENTE Y DE OCCIDENTE CON LA OTRA BULGARIA EN MÁLAGA

Hoy sábado, día 10 de Noviembre de 2012, se presenta en Málaga, concretamente en el Hogar de Jubilados "Virgen del Rocío", una nueva a asociación "La Nueva Bulgaria". Está formada por un hermoso ramillete de jóvenes originarios de ese país sur europeo que con el afán de conservar sus raíces quieren transmitir a sus retoños las costumbres de su amada tierra y presidida por Anita Tarpanova. Desde hoy este hogar que me honro en presidir es hogar en  el más amplio sentido de la palabra porque vamos a abrirlo y  compartirlo con el más noble objetivo: legar a sus hijos su hermoso patrimonio. Ellos han nacido ya en Málaga y se están educando en nuestra lengua pero tienen derecho a conocer la propia de sus abuelos, sus orígenes y sus tradiciones para que así, con el conocimiento, puedan llegar a amar lo suyo y a llevar con orgullo las dos nacionalidades. Con dificultad podrían hacerlo sin disponer de un lugar para llevar a cabo tales enseñanzas. Por tanto me complace mucho poderles dar la bienvenida y compartir fraternalmente este espacio que disponemos gracias al Ayuntamiento de Málaga. Los mayores de este centro social  nos podremos sentir orgullosos de que lleguen a lograr sus objetivos.

Cada sábado, de diez de la mañana a dos de la tarde,  vendrán a aprender de sus padres y maestros y sus tareas nos harán sentir muy satisfechos . Nos nutriremos recíprocamente ya que todo lo que sea enriquecedor dentro de la cultura a  nadie deja indiferente.

Para celebrar este acto de presentación hemos preparado un programa de actividades en la que los niños y la música serán los protagonistas. Nuestro tesorero, Manuel Reina Olmedo, que es a su vez el alcalde la Panda de Teatinos, de estilo Montes, se ha brindado a colaborar para que no falte una muestra de nuestro folclore más genuino: los verdiales. Por parte de la Nueva Bulgaria nos traen sus bailes y cantes populares y algunos documentales para acercarnos a su país, a sus gentes, y cómo no a su cocina tradicional. Como fin de fiesta degustaremos platos de su país y del nuestro. Todo aportado generosamente por cada uno de los participantes en la celebración.

Esperamos que la convivencia sea el origen de nuevas amistades y sea el mutuo apoyo el que establezca lazos cordiales y afectivos. Por nuestra parte, procuraremos ayudarles en cuanto esté a nuestro alcance, lo mismo que esperamos de ellos. Los niños y jóvenes que en este hogar conozcan más sobre lo suyo no me cabe duda de que nos recordarán más tarde con agradecimiento y cariño. Nuestros mayores podrán dejarse sembrar de esperanza y los jóvenes de sabiduría.

Por todo lo que esperamos en favor del futuro que se abre para estos niños, hagamos un brindis deseando que sea espléndido y justo.

A este hogar de los mayores
han llegado nuevas caras,
caras de una juventud
que trae sangre de Bulgaria.

En ellos podemos ver 
nuestra niñez reflejada,
nuestro propio corazón,
con futuro y esperanza.

Porque en ellos creceremos
no escatimaremos nada
y todo lo que sembremos
traerá cosecha sagrada.

Tal vez un día cualquiera
sus manos nos hagan falta
para darnos ese abrazo
que nos diga amor y gracias.

Bienvenidos. Mariví Verdú.