viernes, 13 de octubre de 2017

RINCONES DE MI PUEBLO, exposición de Manuel López Luque. Por Mariví Verdú

 Ayer estuve en la Casa de Cultura “Vicente Aleixandre”, en una de mis casas preferidas, viendo la exposición de un pintor alhaurino, Manuel López Luque: Rincones de mi pueblo.
Ha estado abierta desde el 22 de septiembre pero a mi me ha pillado preparando la mía y hasta ayer no pude dedicarle el tiempo preciso. He de confesar que, si de una muestra cuidada y entrañable se trataba, más importancia he de darle al encuentro con su autor. Manuel fue panadero y ha regentado hasta su jubilación un negocio de ultramarinos en Alhaurín de la Torre. Estudió con don Emilio Romero Hinojosa sus primeras letras y el sólo hecho de mentar a su maestro en la pequeña biografía que recoge el folleto de presentación, da fe de su calidad humana, ya lo dice el refrán: De bien nacido el ser agradecido. Admiro y me inclino ante las personas generosas que no olvidan quienes estuvieron ahí, cuidándonos, dándonos lo mejor de sí mismo, transmitiendo sus conocimientos. Líneas antes ya había nombrado a sus padres, como era de esperar de una persona buena. Fue teniente de alcalde del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y Hermano Mayor de “Los Moraos” en dos épocas. Nunca tuvo tiempo para dedicarle a la pintura y fue a raíz de su jubilación cuando siente la inquietud de pintar por llenar el tiempo, ese tiempo que, de no usarlo bien, se puede volver en contra. Lo podía haber empleado en ir a jugar al dominó, en sentarse ante la televisión, en la plaza o en el hogar, entretenimientos que yo no entro a valorar porque hay gustos para todo, pero escogió la pintura. Y el motivo: su pueblo natal, Alhaurín de la Torre, mi pueblo de elección.

Y estuve viendo las dos docenas de cuadros, de rincones conocidos y queridos de su pueblo y el mío, con los ojos llenos de cariño hacia la obra de una persona con 79 años que descubre un quehacer en el mundo dedicando sus horas de mayor -que son las horas más dignas porque cobran un valor añadido- a recoger los hogares de su familia y amigos, de sus vecinos, los colores de las fachadas, los cielos, pavimentos y rejas y esos rayos de luz que son un instante mágico para él y que necesitaba recogerlo con sus pinceles. Tiene varios lienzos monocromáticos que me han gustado mucho y, cómo no, el que recoge nuestra biblioteca. Está lleno de luz y pronto formará parte del pasado ya que en menos de un año contaremos con un nuevo emplazamiento para ella.

La verdad es que me alegré de ir y me encantó hablar con él. Manuel es de esas personas que presta atención a las palabras y valora los momentos de comunicación con ese encanto fraternal que aún no se ha perdido en los pueblos y que en su caso es más interesante y profundo de lo común. Como dije en una letrilla mía:

A mi me gusta mi pueblo
porque queda todavía
mucha gente que al cruzarnos
nos damos los buenos días.

Porque yo, aún siendo de ciudad, he sentido esa necesidad de saludo y cercanía durante toda mi vida y es parte esencial de mi persona. Me encanta expresarlo cuando encuentro a personas de tan alta valía. Ambos nos enfrascamos en una grata conversación como pasa solo cuando nos encontramos personas honradas y entregadas como es el caso de Manuel. Para colmo de suerte, los dos compartimos las mismas pasiones: Flamenco y Pintura. Manuel fue el creador de la Federación Malagueña de Peñas Flamencas y ha sido presidente durante varias etapas de la Peña “Torre del Cante”. De mi ya casi lo sabéis todo, de mi relación con el mundo del Flamenco y de que pronto tendré también mis cuadros expuestos ante los ojos de todos. De mi lo sabéis todo, menos lo que hice ayer y acabo de contároslo: estuve en los “rincones de mi pueblo”, el pueblo de Manuel López Luque, y además estuve con él. Porque cada día, queridos amigos, me importa tanto o más el autor que la obra.

Desde El Garitón, esperando la lluvia y disfrutando las flores leves que me da la begonia de hojas y los diminutos racimos de la flor del dinero, Mariví Verdú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario